> Actividades > Parques Naturales



Actividades Andorra

Parques Naturales


Valle del Madriu
Parque Natural de los Valles del Comapedrosa
Parque Natural de Sorteny

PARQUE NATURAL COMUNAL DE LOS VALLES DEL COMAPEDROSA

El Parque Natural Comunal de los Valles del Comapedrosa se encuentra al noreste del Principado de Andorra, en la parroquia de La Massana. La superficie protegida es de 1542,6 ha y su punto más elevado es el Alto de Comapedrosa, que con sus 2942 metros de altitud constituye el pico más alto de Andorra. El parque alberga una extensa representación de la fauna (como la lagartija pallaresa, el águila real, el quebrantahuesos, etc.) y la flora (como la genciana de Burser, el cerastio pirenaico, la violeta alpina, etc.) típica de las zonas alpinas y subalpinas. Las plantas y los animales se han adaptado perfectamente al clima de alta montaña, circunstancia que los hacen muy interesantes para los amantes de la naturaleza.

PARQUE NATURAL DEL VALLE DE SORTENY

Este parque de más de 1000 hectáreas es un espacio protegido y de gran interés desde el punto de vista científico, histórico, educativo y paisajístico. Este espacio natural cuenta con más de 700 especies de flores y plantas, algunas exclusivas de los Pirineos, que se pueden contemplar en una visita al jardín botánico, aunque en el parque existen numerosas rutas de diferentes niveles de dificultad para descubrir sus secretos, ya sea acompañados por un guía o por libre. Aunque algunos de los animales pueden resultar difíciles de ver, entre las especies que pueden verse en el parque está la rana bermeja, el rebeco, la marta y el tritón pirenaico, dispersos por el parque en su hábitat natural.

VALLE DEL MADRIU – PERAFITA – CLAROR

El Madriu-Perafita-Claror es un valle glacial al sureste del país que ocupa una superficie de 42,47 km², el 10% del territorio del Principado, y que se extiende entre las parroquias de Andorra la Vella, Encamp, Escaldes-Engordany y Sant Julià de Lòria. En 2004 fue declarado Patrimonio de la Humanidad en la categoría de paisaje cultural por la UNESCO.

El valle tiene una peculiar forma en “o” debido a su origen glacial, cuenta con pastos, prados y grandes extensiones boscosas. La presencia de bordas, caminos y restos de antiguas forjas son testimonio de la utilización de los recursos naturales del alto Pirineo por parte de los habitantes andorranos durante más de 700 años.